Cómo se sirve un buen plato de jamón ibérico

Cómo se sirve un buen plato de jamón ibérico

Servir jamón envasado al vacío en Vizcaya tiene una técnica algo diferente que el que se sirve cortado en el momento, pero si el producto es bueno, sólo los más puristas y reconocidos expertos podrán notar la diferencia entre uno y otro.

Pero hay que saber cómo servirlo. Y en Cárnicas Manolo te vamos a explicar en esta entrada cómo hacerlo. En términos generales, lo recomendable para disfrutar de este manjar de exclusividad española es que esté a una temperatura de entre 20 y 22 grados, lo que permite que el jamón sude ligeramente e intensifique aún más su particular sabor y textura. Por debajo de esa temperatura, el aceite oleico no llega a estado líquido y no se consigue esa perfección.

Hay que tener en cuenta que el jamón es una delicia de reconocido prestigio mundial, de extremada sensibilidad y exquisitez, hasta el punto de que necesita cuidados muy particulares. Hoy día, para aquellos que comprar una pata o una paletilla les resulta demasiada cantidad, existe la genial invención del jamón envasado al vacío en Vizcaya, que permite su conservación durante más tiempo.

El jamón al vacío lo podemos tener a temperatura ambiente, en cuyo caso hay que dejar el jamón sobre el envase durante unos 15 minutos para que respire, para después presentar las lonchas en un plato y dejarlas otros cinco minutos para que empiecen a sudar, momento óptimo para servírselas a tus invitados.

Si, por el contrario, lo tenemos en la nevera, podemos seguir dos métodos distintos. El primero, dejar el envase cerrado bajo un chorro de agua caliente durante unos minutos, para después dejarlo respirar en el envase otros cinco minutos, y otros cinco en el plato. Pero también se puede hacer mediante el método de plato caliente, pero sin quemar, en el que ponemos las lonchas y lo dejamos reposar cinco minutos.